Inicio / Articulos / US Airlines aún no ha decidido regresar a Nicaragua

US Airlines aún no ha decidido regresar a Nicaragua

American, United y Spirit siguen preocupados por regresar a Nicaragua.

Por Iván Olivares (Confidencial)

HAVANA TIMES – La decisión del gobierno de Ortega-Murijo de eliminar el requisito de que los viajeros que ingresen a Nicaragua presenten resultado negativo de Covid-19 es insuficiente para incentivar el regreso de las aerolíneas estadounidenses que abandonaron el país en marzo de 2020 por el cierre global de fronteras y este dos años después es el único destino de la región al que siguen ausentes.

A medida que el número de muertes y contagios por la enfermedad comenzó a disminuir mientras aumentaba el número de vacunados, los países y las aerolíneas crearon protocolos para llevar a los pasajeros con cierto nivel de seguridad, lo que permitió a compañías como Avianca, COPA y Mexicana regresar al cielo de Nicaragua. .

Sin embargo, la falta de competidores como American Airlines, United o Spirit volando desde Nicaragua a varios destinos en los Estados Unidos nos hace menos competitivos ya que es más barato volar desde San José o Panamá a ciudades estadounidenses como Miami que volar desde Managua. .

El regreso de Avianca, Copa y Mexicana no fue una decisión fácil, debido a la exigencia impuesta por la administración Ortega-Murijo de que las tripulaciones presenten resultados negativos de la prueba PCR que detecta el Covid-19, así como la exigencia de enviar con anticipación la lista de pasajeros que serán transportados.

“Dado que las empresas ya estaban informadas sobre el problema, supongo que es lógico que hagan su análisis para tomar una decisión de acuerdo a sus propios intereses”, dijo Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo. Confidencial.

Tres problemas para el regreso de las aerolíneas americanas

Al eliminar el requisito de la prueba PCR, el gobierno de Nicaragua casi resuelve uno de los tres problemas que han impedido que las aerolíneas estadounidenses regresen al país. Casi, porque si un tripulante no está vacunado (y no necesariamente vacunado), habría que exigirle una PCR, lo que vuelve a complicar la composición de la tripulación de vuelo, que es una actividad extremadamente dinámica y por tanto dificulta el cumplimiento de este requisito. .

La segunda es enviar la lista de pasajeros con 72 horas de anticipación, tanto para vuelos de salida como de llegada. Esto último es un problema, ya que el 90% de los pasajeros que abordan estos vuelos provienen de varios destinos en EE. UU. y otros países, lo que dificulta mucho el cumplimiento de este requisito.

La rutina es que el gobierno revise la lista y luego se la devuelva a la aerolínea que la usa para permitir el embarque en sus aviones si el pasajero está en la lista. Pero si un pasajero llega desde otro destino dentro o fuera de los Estados Unidos volando en otra aerolínea, ese pasajero solo sabrá que no son aceptados hasta que lleguen al aeropuerto.

En estos casos, el viajero puede pedir que le paguen el alojamiento y el pasaje de ida y vuelta, y las empresas no quieren cubrir estos costos solo porque el gobierno de Nicaragua rechazó a alguien.

Valenti dijo que si bien el gobierno afirma que empresas como Avianca pueden cumplir con este requisito, es porque el 90 por ciento de los pasajeros que utilizan esa empresa para viajar a Nicaragua provienen de Florida.

El tercer elemento es un problema de metodología. Valenti también explicó que las aerolíneas tienen sus propios sistemas digitalizados, pero el gobierno de Nicaragua les exige que envíen la información en Excel, lo que significa que las aerolíneas tienen que tener personal adicional para llenar estos formularios, lo cual es ineficiente.

Exceder el costo de un vuelo a Nicaragua

El hecho de que haya menos empresas sirviendo a un mismo destino es otra forma de ineficiencia que finalmente la pagan primero los pasajeros y, en el mediano plazo, todo el país. Eso es porque al ser tan caro viajar desde y hacia Estados Unidos, hace que el país sea menos competitivo, además de la restricción que significa que hay pocos cupos disponibles para entrar o salir de Nicaragua.

Otra fuente del sector turístico, que prefirió permanecer en el anonimato, cree que las aerolíneas que operan la ruta Nicaragua-EE.UU. «están aprovechando la falta de competencia para compensar -en lo que pueden- lo perdido en el tiempo que tuvieron que dejar en tierra sus aviones.

Los boletos actualmente disponibles para viajar entre Managua y Miami cuestan entre $900 y $1,000, mientras que los vuelos a la misma ciudad de Florida desde otras capitales centroamericanas en American Airlines o Spirit, la aerolínea de bajo costo, cuestan entre $300 y $400.

Esto lleva a muchos a optar por viajar a San José o Tegucigalpa para volar a Florida o la Costa Este de los Estados Unidos; o de United Airlines si buscan un destino en Texas o California para no tener que viajar a Miami.

La opción de abordar un vuelo chárter también dejó de ser atractiva para los viajeros luego de que en diciembre la aerolínea estadounidense contratada para volar a Miami dejara de transportar pasajeros durante cuatro días consecutivos, por lo que tuvieron que ser reembolsados ​​y nadie se inscribió en contratar otra aerolínea para intentar otra vez.

Todo esto incidió en que en 2021 la llegada de turistas a Nicaragua disminuyó un 30,5% (es decir, en 137.000 personas menos), respecto a 2020, dijo Valenti citando la Cuenta Satélite de Turismo, publicada por el Banco Central de Nicaragua.

Lea más de Nicaragua aquí en Havana Times


#Airlines #aún #decidido #regresar #Nicaragua

Puede interesarte

Comunidad Steamship ayuda a familia nicaragüense a obtener asilo en tiempo récord

Comunidad Steamship ayuda a familia nicaragüense a obtener asilo en tiempo récord

Eric Ocampo, pastor de ministerios de habla hispana en Steamboat Christian Center, brindó asistencia de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *