Inicio / Novedades / Los opositores describen condiciones horribles en las cárceles de Nicaragua

Los opositores describen condiciones horribles en las cárceles de Nicaragua

MIAMI (AP) — Miedo constante. Gritos y sonidos de tortura. Oscuridad en una pequeña celda con solo un agujero en el suelo como retrete.

Los presos de la oposición de Nicaragua cuentan los meses, ya veces los años, que pasaron en las notorias prisiones dirigidas por el régimen del presidente Daniel Ortega.

“Fueron tres años terribles. Hubo amenazas y pensé que en cualquier momento nos iban a matar”, recordó Víctor Manuel Sosa Herrera, quien estuvo recluido en tres cárceles distintas. Dijo que el agua escaseaba y que la poca comida que había, a menudo eran frijoles podridos.

Sosa Herrera estaba entre las 222 figuras de la oposición liberadas recientemente por Ortega, como habían buscado durante mucho tiempo sus críticos. Sin embargo, el gobierno de Ortega fue un poco más allá, deportándolos y diciendo que se les revocaría la ciudadanía nicaragüense y se confiscarían sus propiedades, lo que provocó el fuego como ejemplo de destierro, en violación de las normas internacionales.

el feb. El 9 de enero, volaron a los EE. UU., donde comenzaron a contar historias sobre las duras condiciones en la prisión, donde las visitas estaban estrictamente limitadas o prohibidas por completo.

Sosa Herrera, de 60 años, dirigía un negocio de granos y piensos en la ciudad de Matagalpa, en el norte de Nicaragua, cuando fue arrestado a principios de 2020 y sentenciado a 110 años de prisión por traición y desestabilización del gobierno.

Dice que no fue un activista en las protestas masivas de 2018 que sacudieron al gobierno de Ortega, pero sospecha que fue arrestado por negarse a unirse a los escuadrones paramilitares del gobierno que reprimieron violentamente las protestas.

En una prisión, la penitenciaría Modelo, estuvo encerrado solo en una celda sin sol que medía 6 pies por 9 (2 por 3 metros), en la sección de máxima seguridad conocida como «El Infiernillo». Dice que otro preso en una celda similar creía que se había quedado ciego por años de vivir en la oscuridad.

Sosa Herrera dijo que lo mantuvieron aislado con solo una plataforma de concreto para dormir. El agua se abrió durante una hora a la vez, dos veces al día. La puerta metálica de la celda tenía una ventana de acero que se abría solo tres veces al día para pasarle una «comida»: una cucharada de arroz y frijoles podridos. Ese era su único contacto diario.

Su esposa podía visitarlo solo 15 minutos cada mes y se veían a través de una mampara de vidrio.

Por la noche, dijo, podía escuchar cómo torturaban a otros prisioneros.

“Los guardias les pusieron esposas y grilletes, luego los golpearon y los arrastraron”, recordó Sosa Herrera. «Los escuchamos gritar».

El gobierno de Nicaragua no respondió a las solicitudes de comentarios sobre las cuentas de los presos.

Ortega ha sostenido que sus opositores encarcelados y otros estuvieron detrás de las protestas callejeras de 2018 que, según él, fueron un complot extranjero para derrocarlo. Decenas de miles han huido al exilio desde que las fuerzas de seguridad nicaragüenses reprimieron violentamente esas protestas.

De alguna manera, los recluidos en confinamiento solitario pueden haber tenido suerte.

Isaías Martínez Rivas, repartidor de leche, dirigía un medio independiente en línea, de esos que odia el gobierno de Ortega.

Martínez Rivas fue detenido a fines de 2021 frente a su esposa, su bebé y su hijo adolescente. Fue arrastrado a una prisión de máxima seguridad sin explicación ni orden judicial. Seis meses después fue condenado a 10 años de prisión por presunta actividad antigubernamental.

Martínez Rivas, de 38 años, estuvo recluido en el penal de Chontales, 160 kilómetros (100 millas) al este de Managua ya dos horas en auto de su casa.

Lo arrojaron a una celda con otros 13 reclusos, todos menos uno de los cuales eran delincuentes comunes.

«Era terror, vivíamos con miedo», dijo. Los demás reclusos amenazaron a los presos opositores y les robaron comida, ropa y zapatos.

“En prisión fui sometido a tortura psicológica”, recordó. «Nunca me dejaron ver a mi familia».

Solo ha podido ver a su hijo menor, ahora de 2 años, en videollamadas desde Miami.

Otra prisionera que pidió no ser identificada por temor a represalias contra su familia, dijo que todavía no sabe por qué la policía antidisturbios irrumpió en su casa en noviembre de 2021 y la separó de su familia cuando estaban a punto de sentarse a cenar. .

Distribuidora de perfumes, la mujer de 43 años dijo que no era una activista política. Pero fue sentenciada a 10 años de prisión después de que los fiscales la acusaran de conspirar para quemar urnas y recibir fondos del exterior.

Pasó 15 meses encerrada en una celda con otras nueve reclusas, todas menos ella por homicidio o narcotráfico. Los guardias sometían a los prisioneros de la oposición a abuso psicológico, dijo.

“Intentaban llegar a nosotros diciéndonos que nos íbamos a pudrir en la cárcel, a que nos comieran los gusanos”, dijo.

De hecho, algunos prisioneros no lograron salir.

Hugo Torres, un exlíder guerrillero sandinista que una vez dirigió una redada que ayudó a liberar al entonces rebelde Ortega de prisión en la década de 1970, pero que luego rompió con Ortega, murió mientras esperaba el juicio. Tenía 73 años.

Torres estuvo entre las figuras de la oposición arrestadas en 2021 cuando Ortega buscaba despejar el campo antes de las elecciones presidenciales en noviembre de ese año. Las fuerzas de seguridad arrestaron a siete posibles candidatos presidenciales y Ortega logró un cuarto mandato consecutivo en elecciones que Estados Unidos y otros países calificaron de farsa.

Puede interesarte

LA HAYA - La Corte Internacional de Justicia (CIJ) celebra audiencias públicas en el caso Nicaragua v.  Colombia

LA HAYA – La Corte Internacional de Justicia (CIJ) celebra audiencias públicas en el caso Nicaragua v. Colombia

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), el principal órgano judicial de la ONU, sostiene audiencias …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *