Inicio / Noticias / La Primera Familia del Surf Nicaragüense

La Primera Familia del Surf Nicaragüense

Conocí a Manny Ressano hace siete años en el acantilado sobre Maverick. Fue justo después del amanecer, frío helado, neblina, lluvia y luz en la costa, el tipo de día que te hace querer quedarte en la cama en lugar de acostarte temprano. No había nadie más alrededor cuando Manny apareció detrás de mí, todo sonrisas y emoción. De repente, la niebla no parecía tan espesa. No tenía ni idea de quién era este argentino amable y siempre alegre, pero estaba a punto de averiguarlo.

Durante los siguientes años, vi crecer la reputación de Manny a pasos agigantados en la comunidad de olas grandes. En gran medida autosuficiente, lo persiguió tan duro como cualquiera. Era constante en Mav, pero también aparecía en todo el mundo dondequiera que se desarrollara desenfrenadamente. Me tropezaba con él al atardecer, lo veía deambular por Europa, miraba por encima de su hombro mientras abordaba enormes caídas en Waimea. No pasó mucho tiempo antes de que me diera cuenta de que había tres chicas jóvenes que lo seguían, todas con la misma sonrisa dentuda y todas rebosantes de bravuconería típica de Ressano.

Familia Resano.

Manny y su esposa, Berry, criaron a sus tres hijas, Valentina, Candelaria y Máxima, en un rincón remoto de Nicaragua. Tenían muy pocas comodidades modernas, pero un mundo de olas esperaba justo afuera de su puerta principal. La familia vivía junta en una habitación de 18′ x 18′, pasando sus días en la playa y sus noches viendo las mismas dos películas en su pequeño reproductor de DVD. Estaban a dos horas en coche del Internet más cercano, sin teléfonos para conectarlos con el mundo exterior, pero Manny lo recuerda con cariño como uno de los momentos más puros de su vida.

Uno de los primeros pasos de Popoio para Candelaria Ressano, en la foto, a los ocho años. Fotos: Surfari charters

Manny vivía y respiraba surf y sus hijas pronto siguieron sus pasos. Las tres niñas estaban haciendo olas a la edad de tres años. Antes de cumplir los 10 años, estaban progresando en Outside Popoyo, un lugar legítimo de olas grandes que está más allá de la mayoría de los adultos. Cuando eran adolescentes, las niñas mayores remaban en barriles de arrecife dobles y cargaban contra Waimea y Mav, ya los 15 años las invitaron a la carrera Queen of the Bay en Waimea. Mientras tanto, las niñas perfeccionaron sus habilidades competitivas representando a Nicaragua en el Campeonato Mundial de la ISA año tras año.

Valentina Ressano, Sunset Beach. Foto: Martín Sánchez

Manny sabía que si sus hijas querían tener alguna oportunidad de una carrera de surf profesional, tenían que empezar a entrenar jóvenes, cuando aún eran pequeñas. Manny insistió desde el principio en que las niñas priorizaran la educación y otros intereses bajo la guía de su madre, con el entendimiento de que una vez que cumplan 13 años, tomarán sus propias decisiones sobre sus pasiones y si quieren una carrera de surf.

Pronto los Resano estaban viajando por el mundo juntos—México, América del Sur, Estados Unidos, Europa, África, Asia—siempre para surfear, mientras exploraban culturas internacionales, visitaban museos y grandes ciudades. Mientras tanto, Manny siguió persiguiendo sus sueños de surfear grandes olas. No hizo que las niñas lo siguieran en esta búsqueda, pero una vez que comenzaron a jugar, las animó y apoyó junto con los patrocinadores que habían adquirido: Cheboards, Janga Wetsuits y Avasol.

Fiesta de las Hermanas Resano Ola.

Cuando Manny habla de su familia, puedes escuchar el orgullo en su voz. Él le da crédito a su esposa por hacer lo mejor que pudo, expresando un gran aprecio por todo el trabajo que ha realizado y la educación que ha brindado; dado que el apoyo de la industria del surf es raro y fugaz, es importante que tengan otras habilidades y calificaciones. a. De hecho, Manny y Berry deciden mudarse a Francia por dos años, donde las niñas tendrán acceso a una mejor educación y más oportunidades. Las tres niñas ahora hablan español, inglés y francés.

Cuando tenía 16 años, Valentina quería concentrarse en su educación, por lo que la familia se mudó con ella a Encinitas, California, donde pasó los siguientes dos años graduándose de la escuela secundaria con honores, e incluso obtuvo una beca completa para una universidad en Nueva York. Valen, que ahora tiene 18 años, se perderá el Campeonato Mundial Juvenil de la ISA de esta semana, ya que el evento coincide con su graduación de la escuela secundaria, que según ella es más importante.

«Cuando crecí, tuve que tomar muchas más decisiones y comprometerme con un camino determinado», dice. “ISA World Juniors es realmente especial para mí porque crecí participando en ellos y conocí a mucha gente increíble a través de los eventos. Pero graduarme de la escuela secundaria solo ocurre una vez, y es muy importante para mí terminar muchos años de arduo trabajo con una nota alta”.

Cande Resano, bahía de Waimea. Foto: Sebastián Rojas

Unos años por detrás de su hermana mayor, “Cande” es quizás la mejor equipada de las tres para convertirse en surfista profesional, y ese es su objetivo. Pero ella no quiere que esta búsqueda venga a expensas de su educación. Así como esperaba que su hermana mayor la empujara a grandes alturas, también busca el éxito académico de Valen y está decidida a hacer lo mismo. «Recientemente hemos dado un paso atrás de las grandes olas y nos hemos centrado en nuestra vida académica y social como adolescentes», dice ella. “Es difícil equilibrar la vida de un surfista con la vida de un adolescente normal y aún estar al tanto de todo. Pero haré todo lo posible para tener éxito, tanto académica como atléticamente. No elijo ni uno ni el otro, quiero los dos. Sé que soy capaz, todos lo somos. Solo tengo que asegurarme de mantenerme en el buen camino y no dejar que me afecten las malas influencias o la pereza”.

Máxima Rezano. jerson barboza

En cuanto a la más joven, Máxima, Manny admite que en este momento está «más enfocada en el surf que en la educación», pero con solo 13 años, «todavía está descubriendo cuáles son sus pasiones». Su objetivo siempre ha sido que las niñas «encuentren algo que les encante y lo hagan al más alto nivel posible, les paguen o no».

«La Tierra de la Abundancia» filmada hace unos años.

A pesar de que este será el primer año que las chicas no estarán juntas en el ISA Worlds, las seniors del grupo no lo ven como el final de una era. Valen animará a sus hermanas de California mientras asiste al baile de graduación y recibe su diploma de escuela secundaria. Y después de irse a la universidad, tiene la intención de mantenerse en forma, surfear tanto como sea posible y unirse a la familia para perseguir olas cuando tenga tiempo. Ella deja en claro que su mayor objetivo en el surf es seguir impulsándose hacia olas más grandes y duras. Pero lo que es más importante, dice, «como familia, creo que nuestro mayor objetivo es seguir pasando tiempo juntos en el agua, incluso cuando todos crecemos y seguimos nuestro propio camino».

***

Nota del editor: Las hermanas Resano competirán en el ISA World Juniors en El Salvador, del 27 de mayo al 5 de junio. Estén atentos para la cobertura en vivo.

#Primera #Familia #del #Surf #Nicaragüense

Puede interesarte

Corte ONU: Colombia violó derechos de Nicaragua en el Caribe

Corte ONU: Colombia violó derechos de Nicaragua en el Caribe

LA HAYA, Países Bajos (AP) — La Corte Suprema de la ONU dictaminó el jueves …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.