Inicio / Articulos / EXPLICACIÓN: Tensión entre Nicaragua y la Iglesia Católica

EXPLICACIÓN: Tensión entre Nicaragua y la Iglesia Católica

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — A principios de este mes, Nicaragua cerró siete estaciones de radio pertenecientes a la Iglesia Católica e inició una investigación contra el obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, acusándolo de incitar a personas violentas «a realizar actos de odio contra la población. »

Esta no es la primera vez que el presidente Daniel Ortega toma medidas agresivas para silenciar a los críticos de su administración. En 2018, el gobierno allanó la sede del diario Confidencial, dirigido por el periodista Carlos Fernando Chamorro, considerado uno de los críticos más destacados de Ortega. Luego, en 2021, las autoridades arrestaron a siete posibles candidatos presidenciales para las elecciones de noviembre de ese año.

He aquí un vistazo a la tensa relación entre la iglesia y el gobierno en medio de un enfrentamiento político ahora en su quinto año sin un final a la vista.

¿QUIÉN ES DANIEL ORTEGA?

Ortega, de 76 años, es un exguerrillero del izquierdista Frente Sandinista de Liberación Nacional, que ayudó a derrocar al dictador Anastasio Somoza en 1979 y se desempeñó como presidente por primera vez desde 1985 hasta que dejó el cargo en 1990 después de ser destituido.

Perdió tres elecciones más después de eso antes de volver al poder en 2007. Ganó un cuarto mandato consecutivo en las elecciones de 2021, que está ampliamente desacreditado porque no enfrentó oposición real.

Los opositores de Ortega lo comparan regularmente con Somoza por sus tendencias autoritarias y lo acusan de ambiciones dinásticas. Su esposa, Rosario Murillo, es su poderosa vicepresidenta.

Bajo Ortega, Nicaragua construyó fuertes lazos con sus aliados Cuba y Venezuela, dos enemigos acérrimos del gobierno de Estados Unidos.

¿CÓMO EMPEZARON LOS EXTRANJEROS?

La reforma de la seguridad social en 2018 provocó protestas masivas apoyadas por empresarios, líderes católicos y otros sectores. La respuesta del gobierno fue una represión de las fuerzas de seguridad y las milicias civiles aliadas que dejó al menos 355 muertos, unos 2.000 heridos y 1.600 encarcelados, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La estabilidad política nunca se recuperó por completo.

Meses antes de la votación del año pasado, una encuesta encontró que el apoyo a cinco candidatos de la oposición ponía en seria duda la reelección de Ortega. En cuestión de semanas, los cinco fueron arrestados, junto con otros dos posibles candidatos. Las autoridades los culparon por los disturbios de 2018 y dijeron que equivalía a un intento de «golpe terrorista» supuestamente respaldado por Washington.

“Ortega decidió suprimir cualquier posibilidad de pérdida. … Y eso significaba arrestar a todos”, dijo el analista político Oscar René Vargas a The Associated Press en ese momento.

¿QUÉ PAPEL JUGÓ LA IGLESIA?

Nicaragua es predominantemente católica y la iglesia estuvo cerca de Somoza desde la década de 1930 hasta la de 1970, cuando se distanció de la política luego de muchos abusos atribuidos a la dictadura. La iglesia inicialmente apoyó a los sandinistas después del derrocamiento de Somoza, pero esa relación se desintegró con el tiempo debido a diferencias ideológicas. Bajo Ortega, los líderes católicos a menudo han apoyado a la élite conservadora del país.

Cuando estallaron las protestas por primera vez, Ortega le pidió a la iglesia que sirviera como mediador en las conversaciones de paz, aunque finalmente fracasaron.

La Iglesia en Nicaragua simpatiza particularmente con los manifestantes y su causa. En abril de 2018, la catedral de Managua acogió a estudiantes manifestantes y fue un lugar para recolectar alimentos y dinero para apoyarlos.

Figuras como el Cardenal Leopoldo Brenes y el Obispo Auxiliar de Managua Silvio Báez han sido firmes en su rechazo a la violencia. Brenes calificó las manifestaciones de justificadas y Báez rechazó cualquier decisión política que perjudique al pueblo. Báez salió del país en 2019 a pedido del Vaticano, traslado que fue lamentado por la oposición y celebrado por los sandinistas gobernantes.

Ortega respondió acusando a algunos obispos de ser parte de un complot para derrocarlo y llamándolos «terroristas».

En marzo, el nuncio papal en Managua, monseñor Waldemar Stanislaus Sommertag, quien había estado involucrado como mediador y cabildeado por la liberación de opositores al gobierno detenidos, fue obligado por la administración de Ortega a abandonar el país en lo que el Vaticano calificó como una «decisión injustificada». .»

¿QUÉ PASA CON EL RECIENTE CONFLICTO IGLESIA-ESTADO?

Las estaciones de radio de la iglesia fueron clausuradas por el gobierno el 1 de agosto, y la policía que investigaba a Álvarez, el obispo de Matagalpa, lo acusó de «organizar grupos violentos».

Álvarez pidió una profunda reforma electoral para «lograr efectivamente la democratización del país» y también exigió la liberación de unas 190 personas a las que consideró presos políticos. El mes pasado realizó un ayuno para protestar por lo que llamó persecución en su contra.

Desde el 3 de agosto, las autoridades tienen preso a Álvarez en el complejo episcopal donde vive. Tras seis días sin hacer declaraciones públicas, reapareció este jueves en una transmisión en vivo por redes sociales de la misa, acompañado de seis sacerdotes y cuatro laicos, a quienes tampoco se les permite salir del recinto.

La Arquidiócesis de Managua expresó su apoyo a Álvarez. La Conferencia de Obispos Católicos Latinoamericanos condenó lo que calificó de «asedio» a sacerdotes y obispos, la expulsión de miembros de comunidades religiosas y el «persistente hostigamiento» dirigido al pueblo ya la Iglesia de Nicaragua.

El sábado, cientos de nicaragüenses asistieron a misa bajo una fuerte presencia policial luego de que el gobierno prohibiera una procesión religiosa en Managua.

Los líderes de la iglesia anunciaron un día antes que la policía nacional había prohibido la procesión de Nuestra Señora de Fátima por razones de «seguridad interna». En cambio, la iglesia instó a los fieles a acudir pacíficamente a la catedral.

¿HAY UNA RESPUESTA DEL VATICANO?

Durante casi dos semanas, el Vaticano guardó silencio público sobre la investigación de Álvarez. El silencio provocó críticas de algunos activistas e intelectuales latinoamericanos de derechos humanos.

El viernes, monseñor Juan Antonio Cruz, observador permanente del Vaticano ante la Organización de los Estados Americanos, expresó su preocupación por la situación y pidió a las dos partes que «busquen vías de entendimiento».

Las declaraciones de Cruz se produjeron durante una sesión especial de la OEA, donde el consejo permanente aprobó una resolución condenando al gobierno de Ortega por «hostigamiento» y «restricciones arbitrarias impuestas a organizaciones religiosas y críticas con el gobierno».

Cruz dijo que la Santa Sede desea «cooperar con quienes apuestan por el diálogo como instrumento indispensable de la democracia y garante de una civilización más humana y fraterna».

___

Los periodistas de Associated Press Nicole Winfield en Ciudad del Vaticano y Christopher Sherman en Ciudad de México contribuyeron a este despacho.

___

La cobertura religiosa de Associated Press cuenta con el apoyo de la colaboración de AP con The Conversation US, con fondos de Lilly Endowment Inc. AP asume toda la responsabilidad por este contenido.

.
#EXPLICACIÓN #Tensión #entre #Nicaragua #Iglesia #Católica

Puede interesarte

Charlie Crist encabeza carta pidiendo extensión de TPS para nicaragüenses

Charlie Crist encabeza carta pidiendo extensión de TPS para nicaragüenses

representante de EE. UU. charlie cristo encabeza el llamado a reasignar y ampliar el Estatus …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.